Con el nombre de " Agua y aceite " es por lo que se conoce en el mundo de la cartomagia al efecto de mezclar unas cuantas car...

Agua y Aceite ... y Matemáticas

Con el nombre de "Agua y aceite" es por lo que se conoce en el mundo de la cartomagia al efecto de mezclar unas cuantas cartas rojas, con unas cuantas cartas negras, y - al igual que pasa con el agua y con el aceite -  misteriosamente se separan.

Hoy me gustaría traeros este efecto también a través de las matemáticas. Se puede realizar este efecto aplicando algunos principios matemáticos de manera muy ingeniosa. El resultado obtenido no llega a la categoría de los grandes efectos clásicos de "Agua y Aceite" que tenéis al final de este post, pero creo que es más que "digno". Juzgad vosotros mismos:


EN PRIMER LUGAR, os quiero mostrar el siguiente juego de la mano de los magos y profesores del proyecto "MathMagic Project" del que ya hablamos en su día AQUÍ:



Este efecto está basado en el Principio de Hummer (que ya tratamos AQUÍ). Os recomiendo que leáis aquel artículo sobre este genial principio, y estaréis preparados para llevar a cabo este efecto. Solamente tenéis que seguir los pasos que se hacen en el vídeo para ejecutarlo. A mi juicio, un verdadero descubrimiento. 


EN SEGUNDO LUGAR, os quiero describir un "Agua y aceite" totalmente autómatico creado hacia el año 1946 por el fantástico Ed Marlo. Es un poco largo de explicar (no de realizar), pero merece la pena seguirlo con las cartas en la mano, ya que el efecto es muy sorprendente:

1) Pon en la mesa un paquetito con 10 cartas rojas de cara (a la izquierda) y otro paquetito con 10 cartas negras también de cara (a la derecha).

2) A continuación vamos a hacer dos nuevos paquetes de 5 cartas cada uno con los colores alternados, de la siguiente manera:

Con la mano izquierda, coge una carta roja del paquete de 10, y con la derecha una carta negra del otro paquete. Las dejas en la mesa, también cara arriba, formando otros dos nuevos paquetes.
Ahora vuelve a coger una carta roja y otra negra de los paquetes iniciales y déjalos en los nuevos paquetes, pero esta vez cruzando tus brazos, de manera que la carta roja irá a ponerse encima de la negra, y viceversa. Ahora vuelve a coger otras dos cartas de cada color, y déjalas en los nuevos paquetes pero sin cruzar los brazos, y sigue con esta repartición cruzando los brazos y sin cruzarlos alternativamente hasta que hayas repartido un total de 10 cartas (5 de cada color).

3) Coge uno de esos nuevos paquetes, y móntalo sobre el otro, de manera que tendremos 10 cartas alternadas en colores. Gira de dorso ese paquete, y reparte alternativamente (una a una, a izquierda y a derecha) las cartas cara arriba, explicando y mostrando que ésta es la manera natural de separar cartas que están mezcladas entre sí.

4) Vuelve a recomponer los paquetes iniciales de 10 cartas rojas y 10 negras.

5) Ahora realiza los mismos movimientos de brazos de antes para formar los dos paquetes de colores alternados, pero ahora reparte todas las cartas. Deben quedar dos paquetes de 10 cartas cada uno con los colores alternados. Monta un paquete sobre el otro.

6) Dale la vuelta al paquete para ponerlo de dorso, y ve repartiendo cartas cara arriba alternativamente (izquierda, derecha) en dos montones hasta llegar a la mitad del paquete (hasta 10), y a partir de ahí, sigue repartiendo las cartas de igual manera, pero sin darles la vuelta, es decir, cara abajo. Al final te deben quedar dos paquetes así:


7) Para los espectadores hay 10 cartas rojas en un paquete y 10 negras en el otro (en realidad no es así). Intercambia ahora las 5 cartas de dorso de un paquete con las del otro paquete. Pero a pesar de intercambiar los colores, si volteamos las 5 cartas de cada montón, son todas del mismo color. 

NOTA: Es fácil de entender porqué funciona con paquetes con un número par de cartas (como en la demostración inicial del juego), pero no con paquetes con un número impar de cartas. Es una simple cuestión de paridad.


PARA MAGOS

He querido seleccionar para vosotros este clásico efecto de la mano de tres grandísimos magos. Son tres maravillosas obras de arte de éste gran efecto que hoy en día ya cuenta con miles de versiones:

Arturo de Ascanio



René Lavand




Bill Malone



Espero que lo disfrutéis tanto como yo.

0 comentarios:

Haz aquí tus comentarios, sugerencias y/o críticas. No se admiten insultos, faltas de respeto o publicidad. Muchas gracias